Comunicando destinos

puente

–  “Ayer soñé con vos y me quedé pensando si estarías bien. ¡Me alegro que estés de vacaciones!”
 “¡Hola! Sí, muy bien por suerte. ¡Gracias! ¿Qué soñaste?”
– “Nada. Flashbacks de momentos. No que te pasara nada en especial. Pero era todo muy real.”
– “Ah, ok. Todo bien por suerte. Pasándola genial”.
– “Buenísimo. ¡Un beso!”

Hace un tiempo este diálogo hubiera sido impensado. Alguien está en una playa, postea una foto via red social. Otro la ve, le manda un mensaje que le llega al instante. Contándole algo que le pasó hace un rato; la noche anterior. Podría haber sido hace un segundo. Si la persona quiere o puede, contesta inmediatamente. Increíble.

Hasta acá una reflexión cualquiera sobre una realidad que nos supera, casi siempre para bien. De vez en cuando caemos sobre hasta dónde nos está llevando la tecnología. Suele ser con delay. Cuando ya estamos ahí.

¿Pero cuántas historias hubieran sido distintas si esto hubiera sido así siempre?

Me viene a la cabeza “El Celular de Hansel y Gretel” https://open.spotify.com/track/0X7Rw3Gf7x7lN9mq4ySmKn?si=vQm5_rzSQeu25NCb7Nk1rA del escritor argentino Hernán Casciari @editorialorsai

En un relato genial, se imagina qué hubiera sido de la literatura clásica infantil si los personajes hubieran tenido whatsapp. Básicamente no hubiera sido viable. Al menos no con la magia que la conocemos.

Asique, por este y por chiquicientos mil millones de motivos más, no todo hubiera sido tan fantástico para la historia de la creatividad con comunicaciones tan rápidas y efectivas. ¿Alcanza ‘efectivas’ para describir poder verte y hablar -al mismo tiempo- desde un dispositivo mini y móvil, estando a 20.000 kilómetros de distancia, durante las 24 horas y por poca plata? Estando en cualquier continente, en el medio del océano, en el aire o en la montaña. Hasta hace no tanto sonaba a disparate absoluto.

El no poder saber, tener ni solucionar cosas tan rápido –celular de por medio- nos empujó a usar más la imaginación y a ser más pacientes. Seguro que con la inmediatez, igual están apareciendo nuevas formas de creatividad. Mejores, peores, definitivamente diferentes. Estamos educando chicos para trabajos que todavía no existen, asique básicamente no sabemos nada de nada.

Ahora: ¿cuántas amistades, vínculos familiares, trabajos o amores hubieran sido diferentes si esta mega conexión hubiera estado siempre tan a mano? Las amigas íntimas que te hiciste cuando eras chiquita. Sus familias llegaron por trabajo y unos años después se volvieron a su país. Las cartas fueron y vinieron un tiempo, hasta que se diluyeron. Los primos de otro lado que conocías muy poquito por esas tarjetas entrañables con fotos incluidas. La pérdida del día a día con esos hermanos que un día se van a vivir a otro continente y por la diferencia de edad no llegás a conocer bien. Y qué caro es hablar larga distancia. Y cuánto tardan las cartas. Bienvenido el mail y las fotos digitales. Los parientes uruguayos que veías dos veces por año y en el medio hablabas casi nada por teléfono por algún cumpleaños. Esa relación que sacudió tu vida, pero no supieron sostener a la distancia. Y cómo dolieron los eternos “what if…” . Las amigas del alma que se fueron a vivir lejos y todo pasa del minuto-a-minuto al te-extraño-mil-millones. Ese trabajo de un par de meses afuera que podía ser más largo pero volviste porque tu noviazgo pendía del mail y el teléfono. No skype, no whatsapp y menos video chat disponible inalámbrico y online 24/7.

Con las comunicaciones de hoy, quizás todo hubiera sido distinto para algunos o igual para otros. Pero seguro nos hubiéramos perdido todos esos ratos de colgarnos a pensar en alguien sin poder whatsappear. De cartas que nunca hubieran sido escritas. De voces temblorosas al teléfono para invitar a salir. De esperas llenas de ilusión. De encuentros ansiados con el alma y charlas para ponerse al día que siempre quedaban cortas. De alegrías por el llamado que finalmente llega.

Juntarse personalmente con las personas es imbatible. Llamar por teléfono para escuchar la voz en vez de escribir un direct message puede ser un bálsamo para el alma. Un pen friend es ideal para quienes siguen disfrutando la felicidad de abrir un sobre con una carta de puño y letra por correo. O por ahí es más divertido el revival de un amor epistolar. Como sea, elegir lo mejor de los dos mundos es una buena opción.

¿Mejores realidades? ¿Peores? Qué importa. Felizmente diferentes. Reseteemos. Pero no nos olvidemos de ninguno de estos cuentos, que dejan a los más chicos escuchándonos azorados. Otra magia. Otro mundo.

El destino liberado de los límites del tiempo y la distancia.

Follow en https://www.instagram.com/reset_xbf/

@reset_xbf

#resetwebblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s