27 ideas para practicar la inclusión

inclusion 2

¿Te gustaría vivir en una comunidad más inclusiva, sana, diversa, pacífica y optimista? Es posible. No es utópico. ¿Cómo? Con la decisión cada uno de todos nosotros y la tuya en particular. Una acción a la vez. Si tenés un amigo, familiar o conocido con diversidad funcional de cualquier tipo o si te encontrás con alguien que la tenga, acordate siempre:

1- Aunque tenga desafíos físicos, seguramente es capaz de pensar por sí mismo, de tener sus deseos y opiniones;
2- No está clínicamente enfermo, puede ser que esté más sano que vos;
3- Si tiene dificultades de lenguaje y no se le entiende bien, pedile que te lo repita y tené  paciencia. No termines la frase por él;
4- Cuando le hables, mantené su misma altura, sentate al lado suyo;
5- No agarres su silla de traslado ni la muevas de acá para allá sin averiguar antes si necesita o quiere hacer algo;
6- Cuando le hables a una persona con desafíos neurológicos, hacelo directamente a ella y no a las personas que la acompañan;
7- Si querés ayudar a una persona con diversidad funcional, esperá a que ella o su acompañante te lo pidan de alguna forma;
8- Siempre sé paciente con el tiempo que le lleve a una persona con diversidad funcional hablar o actuar;
9- Dejá que ella maneje ese tiempo. Esto facilitará su comunicación.
10- No hagas por las personas con diversidad funcional, ancianos o niños, lo que ellos pueden hacer por sí mismos, con el pretexto de hacerlo ‘mejor’ o más rápido;
11- Cuando le muestres un lugar o como llegar a una dirección a alguien con diversidad funcional, advertile sobre los obstáculos y distancias que puede encontrar.

Si la persona tiene desafíos motores:
12- Las sillas de ruedas, bastones y muletas son elementos imprescindibles para quien los usa;
13- Asegurate que siempre estén a su alcance;
14- Cuando lleves a alguien en un cochecito ó silla de paseo, evita los movimientos bruscos y sostenelos con firmeza;
15- Si conversas, ubicate para que ninguno tenga que hacer esfuerzos para mirar al otro.

Si la persona tiene limitaciones visuales:
16- Cuando te encuentres con una persona ciega ó con deficiencia visual, presentate y al irte, despedite con anticipación;
17- Si necesita cruzar la calle, ofrecele ayuda y espera su respuesta antes de darsela;
18- Para mostrarle una ubicación, usa expresiones como “a tu derecha”, “arriba”, “abajo”, “un escalón” y no expresiones vagas como “allí” o “ahí”;
19- Cuando ayudes a caminar alguien que no ve, no lo tomes del brazo si no te lo pide; deja que él se tome del tuyo si quiere, poniéndote del lado inverso a su bastón.

Si la persona tiene dificultades auditivas:
20- Para comunicarte con una persona sorda o con disminución auditiva, puede que necesites llamar su atención tocándole el hombro. También puedes usar notas escritas si la persona está de acuerdo;
21- Hablale de frente, despacio, con gestos y sin exagerar para que pueda leer tus labios;
22- Si te cuesta entenderlo, pedile amablemente que lo repita.

Si la persona tiene limitaciones cognitivas:
23- Cuando hables con alguien con dificultades de comprensión, hazlo directamente y no a través de un acompañante;

24- Si no comprende y necesita que su acompañante haga de intermediario, éste te lo hará saber
25- Habla con sencillez pero sin infantilizar la charla ni los gestos;
26- Si no te entiende, tratá de decir lo mismo con otras palabras o algún contacto amable y no verbal sin ser invasivo;
27- No levantes la voz.

Porque todos somos diferentes y eso es lo único que tenemos en común.

verdadera inclusion